Así operan los carteristas: ¿Cómo evitar ser robado en el tranvía de Lisboa?

Foto CC de franciscouhlfelderLisboa es una ciudad segura, pero como en cualquier ciudad, hay que estar atentos. Especialmente en el tranvía.

Y aunque esta es una entrada inusual, porque soy de las personas que prefieren enfocarse en lo positivo, la escribo porque no quiero que te pase nada negativo en esta maravillosa ciudad de la cual me siento embajador. Porque así como me parece genial brindar lo mejor de la ciudad en este blog, me parece que algo de precaución no está demás.

El asunto es que, tras cuatro años viviendo aquí, he tenido la posibilidad de viajar muchas veces en el tranvía de Lisboa, y entender los métodos que usan los carteristas en el tranvía 28 de Lisboa.

La técnica es bastante inusual. No se trata de un carterista que trata de pasar desapercibido, sino que son un un grupo de carteristas que normalmente viajan entre la penúltima parada del tranvía (la parada de la Feira da Ladra) y la primera parada de Baixa.

Explico la forma como roban a continuación: el grupo de ladronzuelos no entra junto, pero se van sumando en las diferentes paradas y van caminando en la medida que viaja el tranvía, y se mueven hacia el final del automotor y de una manera bastante invasiva, se amontonan, apretando a las personas en su salida hacia la puerta, y con la presión y la distracción (el mejor arma de los carteristas) los incautos como tú, como yo o como cualquier turista distraído, no repara que le han echado la mano al bolsillo y le han quitado sus pertenencias.

No es la única forma, pero es la que más he visto que realizan. De todas formas, si estuvieras en la incómoda situación de darte cuenta que te han robado e identificar al ladrón, puedes pedirle al chófer que tranque el tranvía y llame a la policía, es la única forma «legal» de hacerlo.

Quizás no estaría hablando de esto si no hubiera sido porque viví en carne propia el robo de mis pertenencias en el metro de madrid y sé las implicaciones que tiene: quedarte sin dinero, no tener tu identificación para regresar a tu casa (si viajas en avión), tener que perder dinero en llamadas, cancelar cuentas, tarjetas, teléfonos, etc. Tiempo y dinero perdido.

Así que ojo: con tu billetera, con tu cámara, y el resto de tus pertenencias en cualquier área de la ciudad.

Mi recomendación para aquellos que realmente quieren disfrutar un paseo tranquilo en el tranvía de Lisboa es coger el tranvía rojo, que tiene un recorrido parecido al del 28, y se viaja con mucha comodidad y sin riesgos. Es mucho más caro, sí, pero bien merece la pena.

Claves para ahorrar dinero cuando se visita Lisboa

La crisis ha conseguido que una ciudad como Lisboa suba sus precios y no se siga manteniendo tan económica como en el pasado. Sin embargo, todavía hay cosas que sabemos los locales, algunas claves para ahorrar dinero que otras guías no os cuentan.

En un esfuerzo por ayudarles a ahorrar algunos euros cuando vienen a Lisboa, les dejamos aquí las 3 claves para ahorrar dinero cuando se visita Lisboa:

Hospedarse en un apartamento en Lisboa

Una de las mejores cosas de quedarse en un apartamento en Lisboa es, no sólo que podemos hacer todo a nuestro aire y sin tener que darle explicaciones a nadie, sino que cuando se viaja en grupos a Lisboa, es una de las opciones más económicas que se puede encontrar. Al contrario que en otras ciudades, el costo cuando se agregan más personas no es mayor. Cuando dividimos el costo de una vivienda de alquiler entre 4, 5, 6, 7 o hasta 8 y 10 personas alojadas en alguno de los maravillosos apartamentos de la ciudad, el precio termina siendo irrisorio. Además, quedándote en un apartamento tendrás la oportunidad de ahorrar en muchas de las comidas de la ciudad.

Pero no dejes de comer en alguno de los restaurantes de Lisboa que te recomendamos.

Ir a los museos y monumentos los domingos antes de las 2 pm

Si ti visita coincide con un fin de semana, te recomendamos desde ya que dejes tu agenda libre para el domingo por la mañana, ya que la mayoría de los museos y monumentos de la ciudad tienen como política dejar la entrada gratuita todos los domingos hasta las 2 de la tarde.

Esto, por supuesto, tiene sus pro y sus contra: encontrarás muchísimas personas en las colas de los monumentos estos días, pero por otro lado, no pagarás nada. Algunos de nuestros favoritos son: Museo de Arte Contemporáneo Berardo, el Monasterio de Los JerónimosTorre De Belém, el Padrão Dos Descobrimentos y el Panteón Nacional de Santa Engrácia (Lisboa – Panteão Nacional). Si no estarás aquí un domingo, entonces te recomiendo que adquieras la Lisboa Card, con la que que podrás obtener descuentos tanto en transporte como en la entrada a estos importantes lugares.

Ahorra con la Lisboa Card

La tarjeta turística de Lisboa, la Lisboa Card, te ofrece  acceso gratuito e ilimitado al sistema de transporte público de la ciudad y a 26 museos y monumentos de Lisboa.

Disfrutar de los Miradores de Lisboa

¡Las vistas son gratis y maravillosas!

No importa si no estamos en verano. El clima lisboeta es lo suficientemente bueno como para mantener la mayoría de sus terrazas, parques y cafés al aire libre la mayor parte del año.

Con una media anual de 17 grados, Lisboa es una ciudad para disfrutarla en la calle. Hay cientos de «quiosques» (chiringuitos) a lo largo de toda al ciudad, desde en parques especiales como el Clara, hasta los quisoques de la Av da Liberdade, disfrutar la ciudad al aire libre es una de las maneras más baratas y simpáticas de vivir Lisboa.
Otra opción es entrar en nuestra sección de miradores y elegir para disfrutar de lo mejor que tiene la ciudad. Son MUCHISIMOS los miradores que tenemos para brindar en esta ciudad, por lo que desaprovecharlos es un derroche.

Y tú, ¿tienes más tips para disfrutar Lisboa de manera barata? ¡Déjanos un comentario o mira nuestra sección de lugares de interés!